Toma y dame

Tuyo es mi pelo,
tuya es mi boca,
tuyo es mi cuerpo,
dáme una rosa.

Eres hermosa,
y flor de sauguero,
te vuelves loca
por ser un lucero.

Díme te quiero
y muchas más cosas,
eres el fuego
de una amapola.

Toma una copa
con burbujeo;
perfume y aroma
rezuman tus senos.

Contigo yo sueño,
tus manos me tocan,
te canto un bolero
y te digo una copla.

Mi alma celosa,
por tí yo me muero,
me huele tu alcohoba
a tomillo y romero.

Soy yo velero
y tú gaviota,
blanco tu vuelo
posa en su proa.

Rocío de aurora,
fruto en cerezo,
en seda tu toga
la tocan mis dedos.

La luna te escolta
y se mira en tu espejo,
mi alma está sola
si yo no te tengo.

Dame venero
y calor a tu sombra,
tu rostro moreno
en Virgen se forma.

Dama y señora
y miel caramelo,
repican mil notas
en tus ojos bellos.

Yo te recuerdo,
mi alma te añora,
que en este mi sueño
te has vuelto preciosa.

Si me das tus rosas
te daré yo un cielo.






A. Albarrán