A mi lienzo

Blanco tu cuerpo me espera,
inmaculado y todo de nieve,
tieso almidón sin relieve
y frágil como la cera.

Puesto en pié yo a tu vera
y en mis manos tres pinceles,
van naciendo en tí mil seres
del color de mi paleta.

Pinto en lienzo primaveras
y un alba de amaneceres,
mar, cielo azul y ángeles
sobre lino, cartón ó madera.

Con blanco de cinc azucena
y rojo de ciertos claveles,
con sienas azules y verdes
pinto a mi querida tierra.

Cuadro al final que te quieta,
y que en tu seno nazcan laureles
reviste de luz ya tus sienes
y alumbra como una candela.

Glosa que pinta el poeta
como el jilguero un nido teje,
como niño que en cuna se mece
y sobre tí la vida se injerta.

Yo quiero estar en tu cerca
y vivir en tí para siempre,
que aunque me visite la muerte
mi alma quedará en tu tela.

A. Albarrán